7 pasos para combatir el estrés laboral

MADRID, 22 Oct. (INFOSALUS) -

   Se podría decir que todo el mundo en algún momento ha sentido la presión del estrés asociada al trabajo. Incluso aunque tengamos la suerte de disfrutar con nuestro trabajo cualquier empleo puede presentar elementos estresantes.

   Según señalan desde la web de la Asociación Americana de Psicología las fuentes más comunes de estrés laboral son los sueldos bajos, la sobrecarga laboral, las pocas oportunidades de promoción, los trabajos que no implican o suponen un reto, la carencia de apoyo social o no tener control sobre las decisiones de trabajo entre otras.

   Cuando el estrés laboral se vuelve crónico puede ser perjudicial y dañar la salud física y emocional y esta situación es también más común de lo deseable, señalan los psicólogos americanos. Desde la institución estadounidense apuntan los siguientes pasos para gestionar el estrés asociado al trabajo:

1. Identifica aquello que te estresa

   Mantén un diario durante una semana o dos para identificar qué situaciones te crean más estrés y cómo respondes a ellas. Registra tus pensamientos, sentimientos e información sobre el ambiente, incluyendo las personas y circunstancias implicadas, la situación física y cómo reaccionaste. Aspectos como si elevaste la voz, si decidiste ir a por un tentempié o a dar un paseo pueden ayudar a encontrar patrones entre aquello que te estresa y cómo reaccionas ante ellos.

2. Desarrolla respuestas saludables

   En vez de intentar combatir el estrés con comida rápida o alcohol, elige opciones saludables cuando sientas que sube la tensión. El ejercicio es un gran liberador de estrés. El yoga puede ser una buena opción pero cualquier forma de actividad física es beneficiosa.

   Además, busca tiempo para tus aficiones y aquello que más te gusta hacer. Ya sea leyendo una novela, acudiendo a conciertos de música o disfrutando de tu familia, asegúrate de que dejas tiempo para hacer las cosas que te producen placer.

   Dormir bien también es importante para gestionar el estrés. Crea hábitos de sueño sanos limitando la cafeína por la tarde y reduciendo actividades estimulantes como ver la tele o utilizar el ordenador por la noche.

3. Establece límites

   En el actual mundo de las relaciones digitales, es fácil sentirse angustiado ante la posibilidad de estar disponible las 24 horas del día. Establece algunos límites entre trabajo y vida personal. Esto podría significar no consultar el mail desde casa por la tarde o no contestar al teléfono horas después de terminar la jornada laboral. Fijar límites claros entre la vida laboral y personal reduce el estrés asociado a los posibles conflictos de conciliación.

4. Tómate tu tiempo para descansar

   Parea evitar los efectos negativos del estrés crónico y el cansancio laboral necesitamos tiempo para recuperarnos y volver al nivel de rendimiento anterior al estrés. Este proceso de recuperación requiere ‘desconectar’ de la actividad laboral cuando no se está trabajando. Siempre que sea posible tómate tu tiempo para descansar para poder volver al trabajo listo para ofrecer lo mejor de ti. Cuando no te sea posible desconectar al menos desconecta tu teléfono y centra tu atención durante un rato en actividades no ligadas al trabajo.

5. Aprende a relajarte

   Las técnicas como la meditación, los ejercicios de respiración profunda y la conciencia plena (un estado en el que observas de forma activa las experiencias del presente y tus pensamientos sin juzgarlos) pueden ayudar a liberar estrés.

   Comienza con unos pocos minutos cada día para centrarnos en una actividad simple como la respiración, caminar o disfrutar de una comida. La habilidad de ser capaz de centrarse de forma consciente en una única actividad sin distraerte se volverá más fuerte con la práctica y descubrirás que puedes aplicarla a muchos aspectos diferentes de tu vida.

6. Habla con tu jefe

   Los empleados saludables suelen ser más productivos por lo que tu jefe tiene en este sentido un incentivo claro para crear un ambiente de trabajo que promueva el bienestar de los empleados.

   Empieza por entablar una conversación abierta con tu jefe. El propósito no es presentar una lista de quejas sino comenzar con un plan eficaz para controlar aquellas situaciones de estrés que hayas identificado para poder realizar mejor tu trabajo.

   Aunque algunas áreas de este plan deberían estar diseñadas para mejorar tus habilidades en áreas como la gestión del tiempo, otros elementos podrían incluir la identificación de aspectos que te hagan sentir mejor en tu puesto de trabajo como clarificar qué se espera de ti, conseguir más ayuda de tus colegas, enriquecer tu trabajo con tareas que supongan un reto o que tengan sentido para ti o hacer cambios en tu ambiente de trabajo físico para hacerlo más confortable y reducir las tensiones.

7. Consigue algunos apoyos

   Aceptar ayuda de amigos de confianza y miembros de la familia puede mejorar tu capacidad para manejar el estrés. En tu empresa podría existir un programa de prevención de riesgos laborales en el que se incluya un protocolo de actuación sobre el estrés laboral con información, consejos y casos en los que se aconseja la derivación a profesionales de la salud mental, si fuera necesario.

   Si continúas sintiéndote sobrepasado por el estrés laboral, quizás fuera buena idea hablar con un psicólogo, que podría ayudarte a manejar el estrés y cambiar un comportamiento no saludable.

Noticias de sexo

Felación contra la depresión

Quo.- (http://www.quo.es/ser-humano/noticias-de-sexo-septiembre-2014)

 

312

Las mujeres que practican sexo oral se deprimen menos. Es la conclusión de una investigación de la Universidad Estatal de Nueva York tras estudiar los efectos de esta práctica en 293 mujeres. El sexo oral mejoró su actitud mental y su sueño empezó a ser más placentero. El motivo podría encontrarse en que el semen contiene potentes antidepresivos, como la serotonina, que provoca sensación de euforia y bienestar. El semen contiene también cantidades generosas de cortisol, la hormona de la actividad; melatonina, que induce el sueño; y estronas, que afianzan en la mujer su percepción de la belleza.

Trabajar más de 40 horas semanales perjudica la salud cardiovascular

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) –

 

mujer pc

Las personas que trabajan una media de 51 a 60 horas semanales poseen un 26 por ciento más de riesgo cardiovascular que aquellas que cumplen con la jornada estándar de 40 horas semanales, según un estudio realizado por el Centro de Investigación Médica y el Colegio de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur).

La investigación, publicada en ‘American Journal of Industrial Medicine’ y de la que se hace eco la Sociedad Española de Cardiología, ha demostrado que la salud cardiovascular de los empleados empeora proporcionalmente a la cuantía de horas trabajadas, relacionándose esta con el aumento del consumo de tabaco y alcohol, con mayores índices de presión arterial, de colesterol total y de diabetes.

El estudio, que ha evaluado una encuesta a 8.350 adultos, muestra que el riego asciende a un 42% entre aquellos que trabajan de 61 a 70 horas, un 63% para las personas que trabajan de 71 a 80 horas semanales y llega a duplicarse en aquellos casos de adicción extrema al trabajo, que son aquellas personas que dedican  más de 80 horas semanales a su jornada laboral.

“Este estudio evidencia que la sobrecarga laboral afecta de diversas maneras a la salud, tanto directa como indirectamente, ya que aumenta muy notoriamente la prevalencia de diabetes y de tabaquismo, sobre todo en las mujeres”, destaca el doctor Francisco Marín, secretario de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología y miembro del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Además, continúa, “se constata que las personas que trabajan largas horas ven reducido su tiempo de poder practicar actividades lúdicas,  comen peor, practican menos ejercicio, etc. y todo ellos hace que tengan más factores de riesgo”.

El análisis ha constatado además que el perjuicio es significativamente mayor en mujeres que en hombres, ya que “el análisis constató que los varones con sobrecarga de trabajo tenían siete veces más riesgo de diabetes, mientras que en las mujeres este riesgo se multiplica por diez”, destaca el doctor Marín.

“Esta diferencia de género también se da en el consumo de tabaco. Mientras que el porcentaje de fumadores a tiempo normal es del 6,8%, el de las mujeres que suben sobrecarga de trabajo asciende hasta el 40,2%; igualándose después al de los varones, que no varía según la carga de trabajo”, añade el experto.

Otro dato interesante es que, aunque el riesgo cardiovascular inicial es mayor en los empleados de trabajos manuales que en no manuales, cuando contemplamos la asociación con el horario laboral este hecho se revierte y el riesgo cardiovascular más marcado se aprecia en los trabajos no manuales, ya que al tener que trabajar más horas implica menos actividad física y ello incrementa directamente el riesgo cardiovascular.

Ante estos datos, la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que “disminuir las enfermedades cardiovasculares también está en nuestras manos”. Para ello, recomienda  que evitar largos ratos sentados delante del ordenador. Cada dos horas es recomendable levantarse y estirar las piernas para facilitar la circulación

Asimismo, evitar malas posturas como cruzar las piernas, ya que la sangre circula con menor fluidez y puede facilitar la aparición de trombos; además, siempre que se pueda, es recomendable traer la comida saludable de casa ya que el comer fuera conlleva un descontrol de la alimentación y puede provocar un aumento de peso. En caso de tener que ir de manera habitual a restaurantes, es importante no pedir siempre lo mismo y evitar comidas copiosas. Las verduras, legumbres, fruta y pescado deberán estar presentes en nuestro menú.

También, es conveniente comprobar que se cocina con aceite de oliva, optar por los alimentos hechos al vapor, al horno, a la parrilla o a la plancha, así como pedir los alimentos sin sal para servirla cada uno en la mesa, son otros consejos que nos ayudarán a controlar lo que comemos

Y finalmente, disminuir los niveles de estrés y desconectar del trabajo es otro factor importante a tener en cuenta.

El alcohol genera alegría contagiosa entre los hombres

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) –

 

 

1247459174297_f

El consumo de alcohol puede hacer a los hombres más sensibles a transmitir felicidad y contagiarse de la alegría generada en su grupo de amigos, pero solo entre hombres, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pittsburgh (EEUU).

El estudio, publicado en ‘Clinical Psychological Science‘, sugiere que, para los hombres, el alcohol aumenta la sensibilidad a los comportamientos sociales gratificantes como la sonrisa, y puede arrojar luz sobre los factores de riesgo que contribuyen a problemas con el alcohol entre los hombres.

“Este estudio experimental de alcohol, que incluía un contexto social, encuentra la evidencia más clara hasta ahora de que el alcohol produce un mayor refuerzo social a los hombres que a las mujeres“, señala la psicóloga e investigadora principal Catharine Fairbairn.

Investigaciones anteriores han demostrado que los hombres son un 50 por ciento más propensos a beber en exceso que las mujeres, y mucho problemas con el alcohol entre los hombres se produce en entornos sociales.

“Muchos hombres reportan que la mayor parte de su apoyo social y el tiempo de vinculación social se produce en el contexto de consumo de alcohol”, dice Fairbairn. “Queríamos explorar la posibilidad de que el consumo social de alcohol era más gratificante para los hombres que para las mujeres; la idea de que el alcohol en realidad podría ayudar en la interacción social en mayor medida entre los hombres”.

Fairbairn, el profesor Michael Sayette, y sus colegas decidieron centrarse en un indicador no verbal objetivo de la vinculación social, el examen de la capacidad de contagiar sonrisas en grupos. Se evaluaron las sonrisas genuinas y de Duchenne (espontanéa), sonrisas que están asociadas con la emoción real en oposición a manifestaciones externas de las emociones, que pueden o no ser verdaderas.

Los investigadores utilizaron un procedimiento de estandarización para identificarlas. Los investigadores asignaron aleatoriamente a 720 bebedores sociales sanos, edades 21 a 28, para grupos de tres. A continuación, cada grupo se le asignó al azar para recibir una bebida en particular: una bebida alcohólica (vodka con arándano), una bebida no alcohólica, o una bebida sin alcohol que hacía de ‘placebo’ ya que se describió como alcohólica.

Los participantes en cada grupo fueron introducidos y colocados alrededor de una mesa. Las bebidas se repartieron en partes iguales a lo largo del tiempo, y los participantes se les dijo que bebieran a una velocidad constante. Por el contrario, a los participantes no se les dio ninguna instrucción específica y se les permitió interactuar libremente.

Sobre la base de las grabaciones de vídeo, Fairbairn y sus colegas usaron sofisticados análisis para modelar sonriendo comportamiento en los grupos, tras la propagación de las sonrisas de un individuo en un grupo a otro.

Encontraron que el alcohol aumentó significativamente el contagio de las sonrisas, pero sólo para grupos de hombres – no tienen un efecto significativo en el contagio emocional para los grupos que contenían ninguna mujer. Los hallazgos sugieren que el alcohol induce a una especie de ‘valentía social’ entre los hombres, lo que altera los procesos que normalmente les impiden responder a la sonrisa de otra persona.

Los hombres que bebían y eran más sonrientes fueron más populares y se les asocio con un mayor estado de ánimo positivo y de vinculación social, así como una disminución de ánimo negativo. Por lo tanto, el contagio de la sonrisa podría representar un importante indicador de refuerzo relacionados con el alcohol y beber un mecanismo de apoyo.

Estos resultados son significativos, dice Fairbairn, porque ponen de manifiesto la importancia del contexto social en el entendimiento conducta de beber. “Históricamente, ni la comunidad científica ni el público en general se ha preocupado sobre el consumo que se produce en los entornos sociales. Según la opinión popular, un bebedor social no es necesariamente un bebedor con problemas, a pesar de que la mayoría del consumo de alcohol tanto para los bebedores moderados y personas con problemas de alcohol se produce en un contexto social”, explica Fairbairn.

Claves para perder los kilos de más tras las vacaciones

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) –

images

 

El desorden de los horarios, el mayor consumo de alcohol y una actividad social más intensa provocan en algunas personas un aumento de peso durante las vacaciones de verano del que luego todos quieren desprenderse, para lo que es necesario fijar un plan nutricional, físico y mental con objetivos realistas y con los posibles obstáculos bien identificados.

La coordinadora del Centro Integral de Obesidad y Sobrepeso (CIOS) de la Clínica La Luz de Madrid, Susana Cantón, reconoce que hay quienes incluso se proponen durante el inicio del verano bajar el peso pero el tiempo libre acaba provocando el efecto contrario.

Sin embargo, según apunta, además de retomar la actividad laboral, “hay que replantearse el propósito inicial y, lo que es peor, con la consiguiente carga de desánimo y frustración por no haberlo conseguido en verano”.

Para lograrlo, este experta considera que lo primero es establecer una serie de acciones a realizar en cada etapa en tres aspectos diferentes (nutricional, físico y mental) con sus fechas de inicio y fin y ligadas a los objetivos marcados.

En lo que respecta a la alimentación, considera que se debe contar con la ayuda de un especialista para que el plan nutricional esté basado en el equilibrio entre los diferentes alimentos y adaptado a cada caso particular.

Asimismo, la actividad física ha de ajustarse también a las características de cada persona y sin que sea percibido como una obligación, para lo que habrá que buscar una disciplina que resulte interesante y estimulante.

Tales objetivos deben ser “realistas y factibles”, para lo que también es necesario “saber gestionar los reveses, recaídas o estancamientos en el proceso de pérdida de peso para perseverar y tolerar la frustración con comodidad y sin poner en peligro los objetivos globales”.

Cantón aboga también por tener una mentalidad de permanencia e interiorizar que las pautas saludables, tanto en materia nutricional como de disciplina mental y ejercicio físico, deben mantenerse a largo plazo.

“La idea tradicional es que con dieta y ejercicio se puede conseguir todo en cuanto a pérdida de peso, y en efecto son dos factores clave, pero el éxito se debe asentar también en mantener una actitud mental adecuada y en la instauración a medio y largo plazo de hábitos eficaces y saludables”, ha sentenciado.

Detectan alteraciones cognitivas acumulativas en universitarios que hacen botellón

SANTANDER, 28 Ago. (EUROPA PRESS)

descarga

 

Los jóvenes con patrón de bebedor excesivo en fin de semana conocido popularmente como ‘botellón’ presentan peor rendimiento en pruebas neuropsicológicas que valoran la atención, la rapidez mental y la precisión al ejecutar tareas alternas, según un estudio que refleja que este hábito de fin de semana ocasiona en los estudiantes universitarios alteraciones cognitivas con efectos acumulativos.

Así lo han probado investigadores de la Unidad de Deterioro Cognitivo del Hospital Valdecilla, que han realizado un estudio en alumnos universitarios de la Escuela Gimbernat-Cantabria –centro adscrito a la Universidad de Cantabria, con sede en Torrelavega–, en los que han evaluado los efectos del hábito del botellón sobre algunas funciones cognitivas por medio de test validados para la población española.

La investigación, que ha dirigido el neurólogo Pascual Sánchez-Juan, consistió en analizar los hábitos de vida de 102 estudiantes que se clasificaron en bebedores excesivos de fin de semana -consumidores de seis o más unidades de bebidas alcohólicas en dos horas, considerando que cada unidad contiene 10 gramos de alcohol puro- y no bebedores excesivos.

Después, se evaluaron en todos ellos la memoria y ciertas funciones ejecutivas mediante un batería de test neuropsicológicos y se compararon los resultados de ambos grupos.

Según el análisis de los hábitos de vida, el 49% de los estudiantes resultaron ser bebedores excesivos, si bien todos ellos refirieron haber consumido alcohol alguna vez, con una edad media de inicio en el consumo de 15 años.

PEOR RENDIMIENTO Y MÁS LENTOS

En todos los sujetos del estudio se utilizaron test neuropsicológicos para evaluar la memoria lógica, verbal y visual; las habilidades visoespaciales; la atención y concentración; la capacidad de inhibir la respuesta automática; y la flexibilidad mental y velocidad visomotora.

Los investigadores encontraron que los alumnos con patrón de bebedor excesivo tuvieron un peor rendimiento y tardaron una media de 42,7 segundos en completar el test que medía funciones ejecutivas mediante la atención y la flexibilidad mental, 6,4 segundos más que los estudiantes no bebedores.

Además, apreciaron una correlación significativa entre la edad de inicio del consumo de alcohol y los resultados de esta prueba, de forma que a más temprana edad de inicio del consumo, más tiempo tardaron los alumnos en completar el test.

En función de los resultados obtenidos, el consumo excesivo de alcohol en jóvenes parece tener un efecto predominante sobre parte de la corteza prefrontal dorsolateral, una zona relacionada con la función ejecutiva y que parece ser más sensible a la neurotoxicidad causada por el alcohol, explica Sánchez-Juan.

“Estos datos son coherentes con la hipótesis de que el alcohol afecta más a las áreas cerebrales que maduran más tarde en el ser humano: el córtex prefrontal dorsolateral es una de las últimas en desarrollarse”, asegura el neurólogo, una hipótesis apoyada por las variaciones de volumen de esta área que se aprecian en pruebas de imagen realizadas a jóvenes con este patrón de consumo.

MÁS PERJUDICIAL QUE EL CONSUMO REGULAR

Según se ha visto en modelos animales, el consumo intermitente de grandes cantidades de alcohol es más perjudicial que el consumo regular y afectaría predominantemente al córtex prefrontal dorsolateral.

Además, los resultados sugieren que el perjuicio del consumo de alcohol con patrón de bebedor de fin de semana tiene un efecto acumulativo; esto es especialmente preocupante teniendo en cuenta que la edad media de los participantes es de 19 años y que tan sólo llevan una media de 4,2 años con esta forma de consumo.

El estudio, fruto de la colaboración de la Unidad de Deterioro Cognitivo del Servicio de Neurología de Valdecilla y la Escuela Universitaria Gimbernat-Cantabria, señala la importancia de analizar el efecto del consumo de alcohol excesivo en cortos espacios de tiempo sobre las funciones cognitivas en edades tempranas, hecho que cobra especial relevancia dada la alta prevalencia de este patrón de consumo entre los jóvenes españoles.

El cerebro humano se utiliza al 100% para realizar prácticamente cualquier actividad

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) –

fotonoticia_20140822142223_260

El ser humano utiliza prácticamente el 100 por cien del cerebro para realizar cualquier actividad, según los neurólogos, lo que desmonta por completo el argumento de la película ‘Lucy’, que se estrena hoy en España, y la convierte en mera ciencia ficción.

De hecho, es un mito que el ser humano únicamente utiliza el 10 por ciento de su cerebro, según explica a Europa Press el director del área de Cultura de la Sociedad Española de Neurología (SEN), Jesús Porta. “Es un mito que difundió Albert Einstein en el siglo XIX facilitando la incultura popular”, asegura.

Por tanto, la película ‘Lucy’ se basa en una premisa incorrecta porque “en las pruebas de imagen funcional que se hacen a los pacientes se ve que se activa todo el cerebro”, asegura el doctor Porta.

Desde el punto de vista evolutivo, este mito no tiene cabida ya que si de verdad no se utilizara el restante 90 por ciento del cerebro, no tendría sentido su existencia. Por lo tanto, el argumento de ‘Lucy’ que se basa en que si el cerebro se utilizara al 100 por cien, el ser humano desarrollaría una serie de capacidades que en la actualidad no tiene, es pura ficción. “El ser humano no tiene capacidades telepáticas ni telequinéticas ni lo va a tener nunca, ni falta que le hace porque para eso tenemos el mando a distancia”, señala con humor el doctor.

Además, esta evidencia se puede constatar en pruebas que se han hecho a pacientes ya que por ejemplo “en una persona que tiene Parkinson, la sustancia nigra que se degenera es un 2 por ciento del cerebro“, afirma Jesús Porta. De la misma forma, un paciente con Alzheimer “tiene el 90 por ciento de su cerebro perfecto”, añade el doctor.

Qué meter en la maleta para que pequeñas molestias no nos amarguen las vacaciones

Infosalus/EP) –

images

Millones de personas ultiman sus maletas para dirigirse a sus destinos: playas, montañas, grandes capitales, paisajes remotos… Estos periodos de descanso lejos de casa traen a menudo consigo una serie de complicaciones que pueden prevenirse tomando unas sencillas precauciones antes de iniciar de viaje.

“En vacaciones, rompemos la rutina a la que nuestro organismo está habituado. Practicamos nuevas actividades, nos exponemos de una manera mucho más intensa a agentes naturales como el agua o el sol y, si viajamos a destinos lejanos o exóticos, nuestro cuerpo ha de adaptarse en un tiempo récord a las condiciones ambientales, husos horarios y gastronomía del lugar. Esto no siempre es fácil”, explica a Infosalus la doctora Garre, asesora médica de Laboratorios Cinfa.

   Todo ello puede provocar meras molestias cotidianas, pero también problemas más graves que pueden poner punto final a nuestras vacaciones. “Desde las picaduras de mosquitos que no nos dejan dormir por la noche hasta una infección de orina o el estreñimiento debido al cambio de rutinas…  Para evitar problemas frecuentes, en vacaciones debemos tomar una serie de medidas que nos permitan estar preparados ante los imprevistos que puedan producirse, así como mantener hábitos de vida saludables igual que el resto del año”, afirma Garre.

Las precauciones comienzan ya en el momento de hacer el equipaje, que debe incluir un botiquín con medicamentos básicos, fotoprotectores solares de un índice adecuado, gafas de sol o calzado cómodo. Y, como recuerda la doctora Aurora Garre, “también una vez nos encontremos en nuestro lugar de destino, debemos vigilar nuestra dieta, beber líquido abundante y practicar algo de ejercicio de manera regular. Relajarnos en vacaciones no quiere decir relajarnos en el cuidado de nuestra salud”.

   1. Protegernos adecuadamente del sol.

Elijamos un destino de playa, naturaleza o cultural, en vacaciones siempre pasamos más tiempo al aire libre. Por este motivo, en nuestra maleta no deben faltar, además de fotoprotectores de factor 30 o superior que nos protejan frente a las radiaciones UVA, UVB e IR-A, las gafas de sol y un sombrero. Además, hemos de evitar exponernos a las radiaciones de doce del mediodía a cuatro de la tarde.

   2. Reforzar las frutas y verduras en nuestra dieta.

El estreñimiento es un compañero habitual de viaje. Si bien en las vacaciones tendemos a relajarnos en nuestra dieta, debemos esforzarnos por continuar consumiendo alimentos ricos en fibra, que favorezcan el tránsito intestinal. También por practicar a diario un poco de ejercicio.

   3. Beber líquido de manera abundante.

Más que nunca en vacaciones, es importante ingerir como mínimo dos litros de agua al día para mantener nuestro organismo hidratado, tanto para hacer frente al calor, como a los problemas intestinales. En caso de visitar países no desarrollados, tomaremos siempre agua embotellada.

   4. Frente al ‘jet-lag’, mantener una correcta rutina del sueño.

Tras un vuelo de larga distancia, nuestro reloj interno tiende a prevalecer frente a los husos horarios de nuestro destino. Para evitar la somnolencia y el insomnio, es recomendable dormir lo máximo posible durante el vuelo si se llega temprano al lugar de destino y, en caso de llegar por la noche, acostarse lo antes posible. Posteriormente, debemos intentar establecer un horario de sueño regular.

   5. Evitar la ropa ceñida y mover las piernas con frecuencia.

Para evitar la sensación de piernas cansadas y la retención de líquidos, son convenientes las prendas holgadas que favorezcan la circulación. Si hacemos viajes largos en coche o avión, moveremos frecuentemente pies y piernas, paseando si es posible, o realizando giros de tobillos.

   6. Prestar atención a nuestros pies.

Sobre todo cuando se hace turismo, es necesario utilizar un calzado flexible y de anchura adecuada a nuestros pies, a fin de prevenir la aparición de rozaduras, callos o ampollas. Han de buscarse zapatos con planta acolchada o, en su defecto, utilizar una almohadilla plantar. También es fundamental secar e hidratar bien los pies, y en piscinas o zonas comunes, utilizar escarpines o chancletas para evitar el desarrollo de hongos.

   7. No permanecer con el bañador húmedo.

La humedad en la ropa tras el baño favorece el crecimiento de las bacterias que provocan la cistitis o infección del tracto urinario, por lo que debemos ponernos ropa seca cuanto antes.

   8. Cuidado con las picaduras.

Para huir de los mosquitos, prescindiremos de colonias o jabones con aromas demasiado dulces o intensos, ya que atraen su atención. En las zonas de mayor riesgo, también resulta conveniente usar ropa que cubra toda la piel, recurrir a mosquiteras y, sobre todo, aplicarnos repelentes de mosquitos, siguiendo estrictamente las instrucciones de aplicación del fabricante.

   9. En guardia contra las enfermedades tropicales.

Si viajamos a destinos exóticos, conviene acudir con un par de meses de antelación al Centro de Vacunación Internacional de nuestra ciudad para informarnos acerca de las vacunas o precauciones necesarias en la zona. Es importante cumplir rigurosamente el calendario de vacunación que nos indique el especialista.

   10. Preparar un botiquín con los productos esenciales y la medicación habitual.

El agua oxigenada,desinfectantes cutáneos, las gasas esterilizadas y el esparadrapo nos permitirán limpiar y curar de manera rápida una herida. Los analgésicos, antigripales, antidiarreicos y antihistamínicos también pueden resultar muy útiles, al igual que las pastillas contra el mareo. Además, si padecemos alguna enfermedad crónica, es importantísimo no olvidar llevar nuestra medicación habitual todo el tiempo que estemos fuera de casa.

Consejos para transportar el equipaje de forma correcta para evitar lesiones

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) –

gente-con-maletas-250

Vigilar las posturas que se adoptan al transportar el equipaje es muy importante, ya que si se hace de forma incorrecta se corre el riesgo de sufrir lesiones musculoesqueléticas como lumbalgia o contracturas en la región cervical y los trapecios, además de que un mal gesto de torsión del tronco puede ocasionar lesiones discales pudiendo llegar a ser hernias.

A la hora de realizar el equipaje es recomendable meter primero los bultos más voluminosos e ir rellenado los huecos que queden con los objetos o prendas pequeñas” según ha asegurado el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), José Santos. Además también recomiendan colocar la maleta encima de la cama y no en el suelo para así no forzar demasiado la espalda.

Por otro lado, si las maletas están guardadas en un punto alto del armario, es recomendable utilizar una escalera para no forzar el gesto y si es preciso pedir ayuda.

Las maletas más aconsejables son aquellas que llevan ruedas preferiblemente aquellas que se pueden empujar y no arrastrar, ya que al arrastrar bultos, muchas veces se superan los  20 o 30 kilos de peso y se corre el riesgo de sufrir algún tipo de lesión como lumbalgias, epicondilitis o lesiones la muñeca.

Además el individuo no debe transportar cargas que superen el 10 o 15 por ciento de su masa corporal en el hombro, por lo que se debe evitar llevar bolsas de deporte o de viaje que se cargan sobre un solo hombro, sustituyéndolas por aquellas que permitan distribuir el peso por ambos lados del cuerpo.

Los fisioterapeutas también alertan sobre esa práctica habitual de poner el pie como gesto instintivo cuando se nos cae algo al suelo, como frascos de colonia o botes de cremas. Este acto provoca un gran número de fracturas y lesiones por cortes, especialmente en verano cuando solemos ir descalzos o con chanclas.

El Reglamento de Circulación obliga a colocar la carga de manera que no pueda desplazarse o comprometer la seguridad. En este sentido, el CPFCM recomienda colocar los bultos más grandes y rígidos al fondo del maletero, repartiendo el peso, por igual, en ambos lados del coche y situando el resto del equipaje encima, sujetándolo si queda espacio,  para que no pueda desplazarse con las curvas comprometiendo la estabilidad del coche.

Además es importante que a la hora de meter los bultos en el maletero, “flexionar las rodillas y nunca la espalda, y que hay que evitar las rotaciones de tronco con los pies fijos en el suelo porque de esta manera sufren tanto las lumbares, como las rodillas, incrementando el riesgo de lesión”, explica José Santos.

Por último es recomendable evitar llevar cualquier tipo de objeto suelto en el interior del coche ya que en una colisión el peso del objeto se multiplica, al igual que intentar no retirar la bandeja del maletero para aprovechar altura porque limita la visibilidad y en un frenazo brusco se puede desplazar la carga sobre los pasajeros.